Yoga

«Cuando los sentidos se aquietan,

cuando la mente esta en reposo,

cuando el intelecto no oscila,

entonces -dice el sabio- se alcanza el estado superior.

Este firme control de los sentidos y la mente ha sido definido como yoga,

quien lo logra se halla libre de engaño».

kathopanishad

 

 

La palabra Yoga proviene del sanscrito «yuj», que significa reunir, unir, juntar, dirigir y concentrar, por lo que Yoga se puede entender como unión o comunión. Así, el yogui es aquel que busca la unión; trata de reunificar sus energías dispersas y de unirse a su naturaleza más íntima y real.

 

El Yoga es una disciplina que usa técnicas psicofisiológicas que favorecen el adecuado funcionamiento psicosomático.  A través de estas técnicas se puede alcanzar un autoconocimiento interno, un adecuado manejo y control emocional, y una profunda comprensión del funcionamiento mental y de cómo escindirnos del apego a los sentidos. El cuerpo físico se conecta con nuestro «cuerpo mental» y pone en circulación un flujo de «energía vital» que permite un funcionamiento eficiente de nuestro órganos y sistemas psicofísicos. Es fundamental el trabajo de una adecuada actitud vital, que pueda ser trasladada a la vida cotidiana y nos ayude a crecer como parte de un todo.

 

El Yoga es uno de los seis sistemas filosóficos ortodoxos de la India, y una de las prácticas más antiguas del mundo que busca conocer la naturaleza real que reside en uno mismo  y de esta forma alcanzar la realización de sí mismo (atman), al revelar la parte del Espíritu Universal que reside en uno mismo. «el conocedor, conocimiento y la cosa conocida se hacen uno». Según este sistema filosófico, todo se encuentra atravesado por un Espíritu Universal Supremo (Paramatma), y como parte de este se manifiesta el espíritu humano individual (jivatma).

 

El yoga es una actitud de vida basada en la atención consciente,  para calmar la agitación de la mente redirigiendo la energía por canales constructivos hacia la firmeza de la mente-cuerpo, la tolerancia, el equilibrio y el sosiego.

 

Este sistema fue recopilado y sistematizado por Patanjali en 196 aforismos, en su libro: Yoga Sutras. En su obra describe los 8 estadios del Yoga:

  1. Yama
  2. Niyama
  3. Asana
  4. Pranayama
  5. Pratyahara
  6. Dharana
  7. Dhyana
  8. Samadhi

 

Los dos primeros , Yama  (moral universal)  y Niyama (purificación por la disciplina)  se focalizan en el manejo y control de las pasiones y emociones con el objetivo de mantener la armonía con el mundo que nos rodean.

El tercero, las Asanas (posturas)  mantienen el cuerpo sano, fuerte y en armonía con la naturaleza.

Estos tres primeros estadios son el camino hacia la autoconciencia,  el conocimiento y el control del cuerpo  y sus emociones,  convirtiéndolos en el vehículo para el alma; constituyen la búsqueda exterior (bahiranga sadhana).

Los dos estadios siguientes, Pranayama (control rítmico de la respiración)  y Pratyahara (emancipación de la mente de los sentidos y los objetos), están dirigidos a controlar la mente a través de la regulación de la respiración. Así se busca la liberación del apego de los sentidos hacia los objetos de deseo. Estos dos estadios se conocen como la búsqueda interior (antaranga sadhana).

Finalmente el Dharana (concentración), Dhyana (meditación) y Samadhi (estado de comunión del ser con el Espíritu Universal)  conducen a la comprensión más profunda del sí mismo en conjunción con el todo universal que se encuentra en su interior.  Estos estadios son la búsqueda del alma (antaratma sadhana).

Patanjali denomina a los ocho estadios del yoga como ashtanga yoga. Más adelante, en el texto Hatha Yoga Pradipika, de Svatmarama, a esta senda, que requiere una rigurosa disciplina, se le da el nombre de hatha yoga (hatha significa fuerza o esfuerzo enérgico).

 

Entre las formas tradicionales de denominar al Yoga, también se puede hablar de raja yoga, sin embargo la palabra raja significa rey, por lo cual hablar de raja yoga implica un completo dominio del propio ser. Es decir que una persona está lista para el raja yoga cuando ha conquistado sus sentidos, pasiones, pensamientos y su mente. Quien ha conquistado su mente y tiene luz interior es un raja Yogui.

Generalmente se cree que raja yoga y hatha yoga son estilos completamente distintos a lo que se propone en los Yoga Sutras de Patanjali, o que éste se refiere a una disciplina espiritual y el hatha yoga únicamente  a una disciplina física. Pero en realidad tanto ashtanga,  raja y hatha yoga son partes complementarias de un mismo camino hacia la «unión» o liberación.

 

 

«EI yoga no es para quien come en demasía, ni para el que se mata de hambre. No es para el que duerme en exceso, ni para quien permanece siempre en vela. Por la moderación en la comida y el reposo, por la regulación del trabajo y la concordancia entre el sueño y la vigilia, el yoga destruye todo dolor y aflicción».